• Lun - Jue 9:00-19:30, Vie 9:00-15:30, Sáb - Dom CERRADO

FAQ

Cosas que te gustará saber

Probablemente te hayas preguntado lo siguiente al igual que muchos de nuestros clientes antes de contratarnos:

Logotipo dark.

Siempre que uno comience a trabajar en su propio negocio, tanto si se abre un nuevo negocio como si se hereda del antiguo inquilino del local en el que se está interesado. Ahora bien, las licencias de apertura varían según cada caso.

Ambos entran dentro de la licencia de apertura, si el inquilino nuevo del local mantiene el actividad que había antes sería necesario un certificado de persistencia.  Por otro lado, si se cambia de actividad el certificado que necesitará es el de seguridad. Dependiendo de en qué estado esté el local se seguirá un procedimiento u otro. Para más información acceda a «Licencias de apertura».

Solemos recomendar a nuestros clientes que vayan al ayuntamiento a averiguar si la actividad que quieren realizar puede hacerse en el lugar donde ellos quieren. También es recomendable preguntar si existen tasas de la licencia.

Mientras que el proyecto de electricidad es necesario en instalaciones eléctricas de alta tensión, el boletín eléctrico es necesario en las instalaciones eléctricas de baja tensión.

No, al mismo tiempo que se te da de alta en la nueva comercializadora se te da de baja en la antigua y lo tramitan las propias empresas.

El objetivo principal de su actividad es distinto. La comercializadora es a quien contratamos para la luz o el gas de la vivienda, esta se encarga de vendernos la energía que consumimos. Por otro lado, la distribuidora hace llegar esa energía a nuestra vivienda desde donde se genera.

Depende de cada caso, para saber cuánto te ahorrarás hay que hacer un estudio y un cálculo. En base a eso se encontrará la empresa que mejor se ajuste a tus necesidades.

Básicamente consiste en usar la energía de la mejor manera, pudiendo así obtener los mismos resultados con menos energía de la que gastábamos antes cambiando de hábitos y utilizando tecnología más eficiente. Esto no solo es bueno para nosotros sino también para el planeta.

Ambas recogen la energía del sol, la diferencia es que las placas solares convierten la radiación solar en calor (son las que se pueden usar para calentar el agua de una vivienda). Mientras que las fotovoltaicas se usan para convertir la energía térmica en electricidad.